Fundación Conciencia, una ONG que trabaja en el campo de la infancia en la isla de Ibiza, ha solicitado al Consell Insular la creación de una Casa del Menor que sirva para centralizar la atención a las víctimas de abusos sexuales y otro tipo de agresiones en esta franja de edad. Se trataría de una instalación similar a la dedicada a la mujer que ya existe en la ciudad, pero centrada en los menores, cuya atención adolece de grandes carencias, especialmente en los casos de víctimas de abusos sexuales.

La Fundación Conciencia, que cuenta con expertos y especialistas en atención psicológica, ha planteado ya esta propuesta al director insular de Servicios Sociales, Santi Marí, y confían en que pueda hacerse realidad, dada la «urgente necesidad» de frenar la «desatención» que sufren los niños que padecen este tipo de abusos en la isla de Ibiza, señalaron la presidenta de la entidad, Marisina Marí, la psicóloga clínica forense Montse Gómez y la neuropediatra Montse Guitet.

Todas ellas se han ofrecido, además, a trabajar desinteresadamente y sin ninguna remuneración para realizar los informes de valoración que la ley exige para poder atender a un niño que asegura haber sido víctima de abusos. Es precisamente el retraso en la elaboración de estos informes, a veces durante meses, lo que deja sin una atención inmediata a estos niños.

«Sólo hay un psicólogo forense y, aunque trabajara sin parar y sin dormir siquiera, no tendría tiempo para atender todos los casos. Hace tres años que pedimos al menos dos plazas más y no ha habido ninguna respuesta», señaló Marisina Marí.

Tanto Montse Gómez como Montse Guitet, que trabajan en el hospital Sant Joan de Déu (Barcelona) y se desplazan periódicamente a Ibiza para realizar valoraciones en nombre de la Fundación Conciencia, han propuesto firmar un convenio con la Administración de Justicia mediante el cual ellas realizarían gratis estos informes, primer paso necesario para poner en marcha el engranaje de atención a la posible víctima.

El Tribunal Superior de Justicia de Balears es el organismo que debe crear estas plazas. «Hay familias que llevan esperando dos años hasta que se les hace una valoración», señalan las integrantes de este colectivo. La semana pasada la Fundación Conciencia, con el apoyo del juez decano de Ibiza, Juan Carlos Torres, formalizó esta propuesta de convenio ante el tribunal.

Otra de las reclamaciones de esta entidad es la creación de una unidad de valoración integral de violencia de género. Se trata de un servicio dedicado a la mujer, pero que redundaría en una mayor atención a los menores porque «permitiría descongestionar» este servicio, que ahora atiende tanto a mujeres como a menores. «Crear esta unidad es una obligación que viene impuesta por ley», recuerda Marisina Marí.